diego teja

foto de Fernando Baños

Soy Diego, la mente inquieta y soñadora que hay tras este proyecto. Desde aquí quiero dar las gracias a mi jefe por despedirme y permitirme comenzar esta maravillosa aventura. Pero como no hay mal que por bien no venga; esta piedra en el camino me permitió descubrir aún más un campo poco explorado como es la videografía nupcial, lo cual se ha convertido en mi mayor pasión y obsesión.

Atrás quedaron los tiempos de las dudas, los miedos y las inseguridades; se claramente el camino que quiero seguir y a donde quiero llegar y vosotros podéis ser parte de esta aventura que comenzó hace ya unos años y pasar a ser parte de mi propia historia al mismo tiempo que cuento la vuestra. De mí dicen que soy un puto romántico, loco por mi trabajo y en constante búsqueda de la perfección; es algo que no puedo evitar soy muy auto exigente con mi trabajo y siempre intento exprimir al máximo mis trabajos. Si hace años me hubiesen dicho que soy extrovertido no habría creído al insensato que hubiese soltado esas palabras, pero con el tiempo parece ser que es así y es lo que adoro de este trabajo; conocer gente. Por último un compañero fotógrafo me dijo que desde que compartimos una boda, bailaba en ellas. Somos una parte importante de este día y la inmersión y empatía tiene que ser total y sí, si hay que bailar se baila ¿por qué no?

¿A qué esperáis a que cuente vuestra historia?