Videobooth en Cenador de Amós

Lo primero que dijo Chucho al hablar conmigo fue, Diego, yo quiero videobooth. Para los que le conocemos es algo natural en él ser el alma de la fiesta, y en su boda, celebrada en el Cenador de Amós, no iba a ser menos. Todo transcurría por los cauces naturales de una boda, hasta que llegó la hora de la fiesta; y es que, al fin y al cabo, una boda es una gran celebración, una gran fiesta y como tal Lis y Chuchu lo tomaron. Probablemente uno de los videobooths más locos y divertido que he hecho. Chicos, que lo disfrutéis como he hecho yo haciéndole… I´m sexy and I know it.